Operación Pañal Fase 4: Caca en el váter, conseguido y fin

, en: Operación Pañal

La operación pañal de SB ha sido eterna, empezó genial, luego surgió algún que otro imprevisto y poco a poco se ha ido alargando demasiado. Toda la culpa ha sido de la caca, de la dichosa caca que como conté aquí, no había manera que hiciese en el váter. Pero desde hace varios meses todo eso está más que superado. Hoy voy a contar lo que hemos tenido que hacer e ingeniar para que SB lograra hacer la caca en el váter, toda una proeza.

En los anteriores episodios, porque esta operación pañal ya parece una serie de HBO, decía que el pis genial, ni un escape en meses, pero la caca se resistía y apareció la horrible retención de heces. Empezó el colegio y todo fenomenal, hacia pis en el váter del cole y cuando venía a casa, generalmente por la tarde, pedía hacer caca en el pañal. Le proponíamos hacerlo en el váter, pero se ponía muy nerviosa, acababa gritando y accedíamos a ponérselo. Le costaba muchísimo hacerla en el pañal y muchas veces acababa llorando, así que era un auténtico sufrimiento.

Conforme pasaba el tiempo y por muchos libros e historias que le contábamos SB no se bajaba del burro y no solo eso, si no que la cosa iba a peor. Dejó de hacer caca a diario y cada vez pasaban más días seguidos sin pedirlo, a diario le decíamos que si tenía ganas y la respuesta era no. Cada 2 o 3 días, incluso llegó a 4, le entraban las ganas y comenzaba el sufrimiento, lloros, dolor, la retención de heces había regresado.

Tras algo más de 2 semanas así, no aguanté más y fuimos a la pediatra. Le conté todo lo que pasaba y no le sorprendió, se ve que la retención de heces en los niños es algo común. Le recetó glicerina para ayudar a expulsar las heces ya retenidas, un laxante osmótico, que había que dárselo durante unos días hasta que volviese a hacer caca a diario y que comiese fibra, eso ya lo hacíamos, (ella come mucha fruta). También habló con SB y le dijo que se estaba haciendo muy mayor y que tenía que empezar a probar a hacer la caca en el váter, que ahí era mucho más fácil y le dolería mucho menos.

Se ve que a SB le caló, porque durante el camino no paraba de repetirlo, pero cuando llegamos a casa se negó a ir al baño y después de 3 días sin hacer caca, tuvimos que ponerle la glicerina y fue infalible, a los pocos segundos expulsó todo, pero en el pañal, aunque a partir de ese momento todo cambió.

Eso sí, cambió, pero costó mucho trabajo y mucho dibujo. Ésto fue lo que hicimos:

  • El padre de la Criatura desempolvó su vena artística y le hizo unos dibujos en donde una caca acababa en el pañal, estaba muy triste y aplastada y por el otro lado, había una caca muy feliz que había sido depositada en un váter, estaba feliz porque era libre y podía ir al mar a nadar con los peces… SB es muy sensible para estas cosas, no le gusta ver a nadie triste y las cacas no iban a ser menos…
  • Le pusimos nombre a sus cacas, sí, cómo lo leéis, le tocábamos la barriga y decíamos, anda pero si aquí está Kaki y dice que quiere salir, pero sólo quiere ir al váter, porque en el pañal no puede ir al mar… Las historias que nos inventábamos eran de lo más variopintas, pero oye, hacían efecto.
  • Pasado unos días dejamos de hablarle del tema, si surgía, le preguntábamos si quería hacer caca y ya está.
  • Hubo un libro que le ayudó bastante, como tengo que hacer reseña de él, lo enlazaré aquí.

Para no enrollarme más, os cuento los resultados.

Cuando ya llevaba unos días con el laxante y la caca era blandita, un día decidió después de varias insinuaciones por nuestra parte hacerla en el váter y comprobó que ahí no hacía daño y salía sola. La “fiesta” que le hicimos fue tremenda, quien nos iba a decir que una caca en un váter nos iba a hacer tan felices. La cuestión es que no duró mucho, los días siguientes se resistía y acababa haciéndolo en el pañal.

Pero un día sin saber por qué, ni que le había hecho cambiar el chip, vi a SB sentada en el váter haciendo caca, cuando acabó me pidió limpiarla, saludó a sus cacas por su respectivo nombre, tiró de la cadena y les dijo, adiós que lo paséis bien en el mar con los peces y desde ese día, de ésto va a hacer medio año, nunca más ha vuelto a hacerlo en el pañal, ni ha vuelto a tener retención de heces, ni estreñimiento. Al baño suele ir ella sola, eso sí, si va acompañada nos pide que miremos hacia otro lado, cuando acaba las saluda y fin de la tortura, incluso si le entran ganas lo hace fuera de casa, cosa inimaginable hace un tiempo.

Los meses anteriores fueron duros, pero todo tiene su recompensa y la verdad es que con lo que sufrimos, ahora no nos creemos que sea algo de lo más normal sin ningún tipo de trauma por su parte. Así que está claro, estas cosas llevan su tiempo y hay que tener paciencia, cuando están preparados para ello, todo es mucho más fácil.

Sólo me queda añadir que hace un tiempo retiramos el pañal de dormir y por ahora ha habido un escape solamente, así que creo que podemos dar por finalizada esta interminable Operación Pañal, al menos la de SB, porque en breve comenzará la de Ragnar. ¿Qué nuevas aventuras nos deparará…? Eso lo veréis próximamente en la nueva temporada de OP2 La Rebelión de los Pañales.

¿A vuestros hijos les costó tanto hacer caca en el váter? ¿Qué trucos usasteis para que fuera más fácil?

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0% Leído