Mi hijo no ha ido a la guardería, ¿se adaptará bien al colegio?

, en: General
8 comentario/s

Siempre se ha dicho que los niños necesitan ir a la guardería para que sean más sociables, para que sepan seguir unas rutinas, para que aprendan a desenvolverse en el mundo y para que la transición al inicio del colegio sea más llevadera, pero realmente eso no es así, al menos no en nuestro caso.

Cuando SB iba a empezar el colegio nuestra preocupación era cómo se iba a adaptar, ella nunca había ido a una escuela infantil, no estuvo al cuidado de nadie que no fuéramos su padre o yo y era un poco reservada con los adultos. Cuando la gente nos preguntaba si iba a la guardería y le respondíamos que no, para empezar, nos miraban raro, después venía un “pues a ver como lo lleva cuando vaya al colegio, como se pasa todo el día con vosotros…”, a lo que nosotros contestábamos que seguro que le iba a ir bien.

Conocemos bien a nuestra hija y viendo su actitud y sociabilidad con otros niños, pensábamos que la adaptación sería buena. Cada vez que íbamos al parque a algún lugar donde hubiesen niños, ella era la primera en mantener contacto y amoldarse a los juegos. Otra cosa sería como se tomaría separarse de nosotros durante unas horas. Aunque en una de las jornadas de puertas abiertas a la que fuimos, nos dio una pista de como se lo podía tomar. Los niños estaban en el patio jugando, SB al verlos quiso ir, la profesora nos dijo que si queríamos dejarla allí mientras visitábamos el colegio que no había ningún problema, con un poco de reticencia accedimos, le dijimos a SB que si quería se podía quedar allí mientras veíamos el cole, dijo que sí, nos vio alejarnos y pasó de nosotros totalmente, se fue a jugar y ahí estuvo hasta casi una hora después. No nos echó de menos en ningún momento, es más, cuando nos vio aparecer no hizo ni ademán de venir con nosotros. Fue una buena prueba de fuego.

Llegó el primer día de colegio, se levantó contentísima, ella sabía perfectamente lo que iba a pasar, sabía que se quedaría allí con la profesora y con más niños, que mamá y papá nos volveríamos a casa y que cuando fuera la hora de salir iríamos a por ella. Cuando llegamos al colegio, ella se quedó mirando todo entusiasmada, salió la profesora, les explicó como tenían que ponerse en la fila, nos dijo adiós y entró en clase. No un lloró, (ni ella ni nosotros :D), ni siquiera un amago de pena, iba con cara expectante pero feliz, ya era mayor, empezaba el cole. Como los primeros días eran de adaptación, fui a por ella dos horas después, salió de clase muy contenta y diciendo que quería volver al día siguiente.

Dos semanas después tuvimos una reunión informativa con su tutora y también se sorprendió al saber que no había ido nunca a la guardería, porque no había llorado y se había relacionado muy bien con los otros niños. Además que la veía muy resuelta en casi todo, que se había adaptado muy bien a la clase y a las rutinas, incluso nos dijo que se relacionaba mejor que otros niños que sí habían ido a la guardería. La verdad es que salimos encantados, aunque no nos sorprendió porque veíamos a SB muy contenta, siempre hablando del colegio y de sus amigos. Es cierto que hemos tenido mucha suerte con su profesora, porque es un encanto, es la mejor profesora que le podía tocar a una niña tan sensible e intensa como ella. SB la adora y es que todos los padres coincidimos en que es un sol de mujer, cariñosa, empática y buena educadora que se centra más en el lado emocional del niño y en el aprendizaje a través del juego. Creo que ésto también ha influido en la adaptación tan buena que ha tenido SB en el colegio.

Hace poco tuve otra reunión con la tutora y ya me dijo que lo que flojeaba un poco en el primer trimestre, lo ha superado completamente, también me dijo que se notaba nuestro trabajo con ella en casa, porque en todo lo referente a psicomotricidad fina, autonomía para ir al baño, vestirse y comer, está muy avanzada. Y es que porque esté conmigo en casa todo el día no significa que no hagamos nada, creo que hacemos demasiado jeje, porque entretener a una niña tan inquieta requiere de muchos recursos y antes de empezar el colegio, ya habíamos hecho muchas cosas de las que haría en clase y algunas las dominaba. Aunque realmente me da igual que con 3 años sepa diferenciar los números, pintar sin salirse o cualquier otra cosa, lo que de verdad quiero es que en el colegio esté contenta y feliz, cosa que por el momento ha conseguido, lo demás ya tendrá tiempo de aprenderlo.

Por lo tanto, mi opinión es que no es indispensable que un niño vaya a la escuela infantil para que sea sociable, ni para tener una mejor adaptación en el colegioCreo que eso depende del niño y de su entorno. Sorprende ver la reacción de la gente cuando les dices que estás con tus hijos 24 horas al día, como lo normal es lo contrario, pueden pensar que tus hijos van a ser unos asociales, que jamás van a aceptar separarse de ti y que lo van a llevar muy mal cuando empiecen el colegio. Pero no es así, hay veces que pienso que como SB ha estado tan pegada a mi durante 3 años, tiene ganas de perderme un poco de vista y expandir su vida social. Su frase preferida durante las primeras semanas de colegio fueron:

– Mamá, yo voy al cole y tú te quedas en casa, eh. Tú al cole no, en casa con Ragnar.

¿Qué opináis, la guardería ayuda a mejorar la adaptación al colegio o no es imprescindible? ¿Cómo fue la adaptación al colegio de vuestros hijos?

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

Este post ha sido archivado en General.

8 comentarios

Inserta un comentario
  1. Totalmente cierto porque mis hijas tampoco fueron y son muy sociables y se amoldaron rápido al cole. A veces subestimamos las capacidades de los peques, y ellos no necesitan tantas cosas como pensamos para su desarrollo, incluso para algunos no es conveniente que vayan muy pronto porque les perjudica.

    1. Tatiana dice:

      Sí es que al final cada niño tiene su carácter y no depende tanto si van a escuela infantil antes o no. Es cierto que a veces les damos demasiado y creo que lo único que necesitan es sentirse queridos y cómodos, lo demás ya irá viniendo 😀 Un besote.

  2. Yo este tema es que me tiene totalmente desconcertada y me toca la fibra sensible. Ya sabes que UNMF no fue a la guardería y también sabes lo mal que lo pasó el año pasado cuando empezó el cole. Estaba convencida de que si hubiera ido lo hubiera llevado mejor.
    Pero este año estoy comprobando que no tiene nada que ver. Él es un niño supersociable, eso sí, también es muy tímido por lo que he llegado a la conclusión que lo único que le pasa es que le cuesta despegarse de mí y hasta que no toma la confianza le lleva tiempo estar a gusto. Ah y también que el cole no le gusta demasiado…

    1. Tatiana dice:

      Sé que lo pasasteis mal y me alegro que ahora vaya mejor. SB también es muy tímida y necesita coger confianza para soltarse, la cuestión es que la profe es de las que se hacen querer y le cogió cariño muy rápido y creo que eso hizo que todo fuera mucho mejor. A lo mejor si UNMF hubiera ido a la guardería lo hubieseis pasado mal igual y sin necesidad y ese tiempo lo estuvisteis disfrutando juntos y la mar de felices 😊 Un besote.

  3. cuna micuna dice:

    Yo estoy de acuerdo contigo en que no hace falta que el niño o niña vaya antes a la guardería para socializarse con los demás niños. Ese comportamiento surge de manera natural también cuando juega en el parque, en las reuniones con amigos o familiares que también tienen hijos pequeños, etc.. al final hay muchas otras situaciones típicas y cotidianas que influyen en la relación social.

    Un saludo

    1. Tatiana dice:

      Claro, no son niños que estén recluidos en casa, el contacto con otros niños siguen teniéndolo, además hasta cierta edad los niños tienden a jugar solos aunque estén acompañados, con lo cual es algo evolutivo. Un Besote.

  4. Yo pienso como tú, que depende de otros factores. Mi bichilla tampoco fue a la guardería, era la pesada acosadora de todos los niños desconocidos de la calle para jugar con cualquiera, pero las 2 primeras semanas de colegio ¡fueron un infierno! Al tener este carácter abierto, nunca pensamos que se lo fuera a tomar así. Eso sí, pasados esos primeros 10 días, el cole es lo mejor de su vida, aunque en aquellos momentos de septiembre yo valorara seriamente el traérmela de nuevo a casa y dejarla sin escolarizar hasta los 6 años, porque fue tremendo lo que vivimos.

    1. Tatiana dice:

      Pues me alegro que esté todo superado, debe ser difícil estar en esa situación y normal que te plantearas llevártela a casa, yo hubiera pensado igual. Hay veces que les cuesta más adaptarse y depende de muchas cosas, los compañeros, las rutinas, el profesorado, el carácter del niño… Lo importante es que lo haya sabido superar y ahora esté a gusto y además es un gran alivio para vosotros. Un besote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0% Leído